viernes, 27 de febrero de 2015

Homosexualidad. Ese enemigo que todos llevamos dentro.

¿A quién no le ha pasado? Llegamos tarde a casa luego de asistir a una fiesta donde tal vez hemos bebido alguna copa de vino de más y comenzamos a hacer zapping por los canales del cable para encontrar cualquier cosa que nos distraiga un poco del dolor estomacal que comenzamos a sentir. Tal vez un partido de tenis o la repetición de un partido de fútbol y comenzamos a pensar: "bueno, esos si que son hombres de verdad, como pueden correr y transpirar tanto"...




O tal vez ese muchacho dominicano, inmigrante ilegal, guardia de seguridad con músculos esculpidos cual Dios de ébano, y antes que puedas pensarlo dos veces ya estas soñando con unas vacaciones en las playas de Ecuador, rodeado de speedos por todos lados. O en el sauna del gimnasio donde el chico musculoso se deja caer un poco la toalla y tienes un espectáculo incontrolable que nada tiene que ver con la Biblia.

¡Bueno, tiene que parar allí! La homosexualidad es el peor enemigo de los valores cristianos y está al acecho dentro de ti ahora mismo. He aquí un hecho aterrador: cualquiera puede caer presa de la homosexualidad en cualquier momento, incluso nuestros líderes políticos y religiosos más prestigiosos. Basta con mirar las cárceles o algún político ya retirado.


Hay equipos de trabajo de ateos liberales homogays ideando formas de que usted caiga en este precipicio, insinuando que no tiene nada de malo probar, que luego nadie se arrepiente, que usted está equivocado por pensar como piensa y que la homosexualidad es algo bueno y positivo. Ese es el plan secreto de todos los homosexuales del mundo.

¡No lo dude ni por un segundo! Ellos quieren que usted participe de sus encuentros pecaminosos en los baños públicos o que vaya de compras con ellos a las tiendas de antigüedades. Ellos te quieren en sus vidas, copulando, corrompiendo tu alma y pagando lámparas de época escandalosamente caras con tu tarjeta de crédito. 

Viven en un mundo cruel de lenguetazos y cremas hidratantes y no pueden soportar ser testigos de la felicidad de nuestras fortalezas cristianas, los placeres sin escalas de ser padres, nuestros atletas de secundaria bien adaptados, nuestras madres sonriendo con orgullo, nuestros padres y su trabajo duro, nuestros líderes políticos idílicos, nuestra fabulosa fuente de moralidad. 



Algunos lectores me han escrito comentando que soy recurrente con este tema. ¡Es cierto, lo soy! Estoy preocupado y molesto. Hay demasiada homosexualidad hoy en día. No se puede encender la televisión o caminar por las calles de nuestro barrio sin que algún hombre o jovencito impuro quiera violarnos con sus ojos.

Nosotros, los cristianos no estamos logrando muchos progresos en contra del extravagante matrimonio gay, no importa cuánto dinero donamos a los partidos de oposición, no se ven resultados. Los homosexuales en el corto plazo probablemente invadirán nuestras fuerzas armadas y las élites políticas.

¿Puede imaginar nuestro ejercito de bravos y viriles soldados agotados luego de un largo día de aventuras al estilo GI Joe, sintiéndose amenazados en sus propios cuarteles por parte de sus compañeros de litera en la oscuridad de la noche?

¿O atrapados en las duchas a la mañana por una manada de los hombres con necesidades físicas urgentes, sin ninguna mujer a la vista y nadie que pueda detenerlos mientras que el clarín llama en vano a la formación?

"Lo siento General, los soldados querían tener un poco de intimidad y sexo anal antes de cortar el pasto de esta escuela" ¡¡Ese no es el país que soñó mi abuelo!!



Y después tenemos todos los horribles atentados a la moral, a saber: las libertades especiales homogays, beneficios para el cuidado de la salud, deducciones de impuestos, libertad de expresión para el discurso pro gay (en tanto condenan a diario a quienes pensamos diferente), el matrimonio homogay, adopción homogay, becas universitarias para homogays, la persecución e ilegalización de pensamiento basado en la fe, por nombrar solo algunos.

Como todas las familias con buena moral y los ciudadanos cristianos de este país, no sé que nos deparará nuestro futuro luego de estas victorias de los homosexuales. Tal vez es sólo cuestión de tiempo hasta que debamos admitir públicamente nuestra derrota.

La mayoría de las estadísticas más serias muestran que en el plazo de una generación el matrimonio gay será común en todo el mundo debido a que nuestros jóvenes son demasiado perezosos para defender sus principios. Reflexione conmigo, en la época de nuestros abuelos esta conducta era severamente castigada, en la época de nuestros padres era algo muy mal visto, en nuestra época es bien visto y LEGAL, en un futuro cercano será obligatorio ser gay. Si aceptamos la tormenta que se avecina tal vez podamos prepararnos para ello. 

Pero para esta tormenta no alcanza un paraguas, me refiero a que todos los cristianos nos unamos y vivamos en una comunidad cerrada. Me refiero a salir del paso de este "huracán del arco iris" antes de que sea demasiado tarde. 

Así como los mormones lo hicieron en Utah, tal vez podamos pelar algún departamento de este país y dejar el resto para los ateos liberales y los gays, ¿que les parece si hacemos de un lugar nuestro refugio de cordura y sonrisas? ¿No deberíamos empezar a comprar la tierra y a construir las paredes de nuestro nuevo mundo hoy mismo? 


viernes, 20 de febrero de 2015

50 Sombras de Grey. Un análisis cristiano.

Conversa con nosotros en facebbok: https://www.facebook.com/iglesiadelanuevaera/

Cincuenta Sombras de Grey es una novela cristiana sobre un maravilloso hombre que prepara a su futura esposa en una habilidad fundamental, "Barrer Diariamente y Ser Madre".

Cincuenta Sombras de Grey es una excelente novela romántica cristiana de la escritora estadounidense Etta James L. El libro se convirtió rápidamente en objeto de culto para sus seguidores porque muestra lo que significa para una mujer casarse con un hombre cristiano de ley con los valores morales que Dios impone. 
Las mujeres de todo el mundo se han dado cuenta del estilo de vida, las emociones y el entusiasmo, que se obtiene al casarse con un hombre que posee una brújula moral elevada. Solo un hombre así puede ofrecer amor y compasión a su mujer además de compartir la vida de bendiciones que Dios da a los capitalistas que andan en su luz.

Este fin de semana la película ha superado por mucho en taquilla a la Pasión de Cristo, otra gran película sobre un hombre de gran moral que dio todo por aquellos que ama.

Se supo que James llegó por primera vez al concepto del libro después de leer la serie Crepúsculo de Stephanie Meyer. "¿Qué pasaría si estos personajes fueran más realistas y si Edward fuera un cristiano rico", pensó para sí misma. 

No pasó mucho tiempo hasta que vio la luz la primera novela, la cuál fue seguida por dos volúmenes más para luego pasar a la pantalla gigante. El éxito estaba asegurado. La novela al igual que los hombres verdaderamente cristianos, fue irresistible para las mujeres.

Cincuenta sombras de Grey comienza en Seattle, donde una estudiante universitaria de literatura llamada Anastasia llega a entrevistar a un capitalista de riesgo multimillonario, de aspecto varonil, muy elegante, de 27 años llamado Christian Grey. Debo hacer aquí una apreciación personal, cuando uno conoce por primera vez al personaje de Christian Grey, piensa inmediatamente en alguien como Mauricio Macri de joven. Confiado, de derecha, dominante y al mando de una mujer sumisa: todas estas son cualidades cristianas admirables que hacen que las mujeres se derritan, como queda en evidencia con esta exitosa película que recaudó $ 81,7 millones en su primer fin de semana.


Pero la trama trasciende rápidamente y por mucho el mundo de la cristiandad, cuando se explora el concepto fundamental de las virtudes y valores: la riqueza, la fuerte sensualidad de la eventual esposa y la superación de los demonios internos. 

Christian Grey es un hombre imperfecto. Una Jezabel llamada "Señora" Robinson lo engañó cuando sólo tenía 15 años. En esa época él sólo quería concentrarse en sus estudios y su fe, y esta vieja zorra se aprovechó de él y arruinó su mente. Christian superó su dolor interior, centrándose en los negocios y en tener éxito al igual que todos los demás en su familia. Sin embargo Christian todavía tenía ese agujero en su alma, culpa, reitero de la señora Robinson. ¿Cuántos hombres jóvenes hemos tenido que sufrir la misma suerte a manos de alguna zorra que siempre está al acecho?

Christian se da cuenta al instante que Anastasia va a ser su mujer, pero le preocupa que ella tiene sólo 21 años. Por lo tanto, diseña unas reglas claras para ella, y aquí es donde todo se pone bastante jugoso y salaz. Christian Grey establece un programa, explicando a Ana que no habrá romance, sólo una estricta relación impulsada por valores morales. Él será el hombre dominante y ella la esposa sumisa. Sencillo pero efectivo.

Le toma un tiempo para que Anastasia esté de acuerdo con esta dinámica, pero poco a poco ella explora y se da cuenta de las sensaciones que induce ceder en pos del edicto bíblico y someterse a la autoridad de Christian. Y es el encanto de esta dinámica que hace que Cincuenta Sombras de Grey tenga un índice de aprobación del 94% entre las mujeres. 

Satanás ha extendido una gran mentira en este mundo: los hombres cristianos son aburridos en casa, especialmente cuando de mover las sábanas se trata. James demuestra que la verdad de la cuestión es definitivamente lo contrario.

Volviendo a la trama, la demanda central de Christian para Ana es muy simple: quiere que aprenda algo crucial "Barrer Diariamente y Ser Madre". Él lindamente genera un código para esto que define como su anagrama secreto, que es 'BDSM'.

Cuando Ana ve esas siglas u oye decir a Christian que quiere desarrollar aún más su BDSM, se sonroja y su "diosa interior" grita de placer, porque sabe que él está queriendo enseñarle a ser una buena esposa apasionada que traerá mucho placer a sus años de matrimonio.

No hay ninguna razón para que ella salga a trabajar, ya que él es rico. Christian sólo quiere que ella no haga cosas dañinas, por ejemplo salir a emborracharse con sus viejos amigos universitarios. A través de mucha determinación y cuasi accidentes, Ana finalmente se da cuenta de que ser una esposa cristiana BDSM (cocinar, criar una familia, limpiar, mantenerse casta, ser apasionado y no ser infiel) no es tan malo y da a Christian dos hermosos hijos y ellos viven en su mansión felices para siempre.


Película: Cincuenta sombras de Grey 

Calificación cristiana: M (Moral: protagonista cristiano rico, mostrando el desarrollo de una relación sana, la zorra es castigada, toques de diversión al observar dentro del interior de un hogar cristiano, familia unida, valores capitalistas, chicos malos (acosadores, adúlteros, malandrines) siempre son castigados)

Rating:  (4 cruces de 5 posibles - Muy buena)

viernes, 13 de febrero de 2015

Vacuna contra el sarampión infantil aumenta en un 97% el riesgo de sufrir homosexualidad en la adultez

Conversa con nosotros en facebbok: https://www.facebook.com/iglesiadelanuevaera/



Todos sabemos que en este mundo hay dos tipos de personas, quienes creemos en Dios y nos llamamos cristianos y quienes creen en la ciencia y se llaman ateos. Luego hay una zona gris donde se encuentran los agnósticos y los musulmanes pero ese será tema de otro artículo.

En este caso vamos a hablar de como la ciencia no solo arruina la obra de Dios sino que además arruina la vida de cientos de familias.

Una nueva investigación estaría probando un vínculo alarmante entre los niños que reciben la vacuna contra el sarampión y la probabilidad de que ese niño, en su vida adulta sea gay. Puesto en números, los niños vacunados contra el sampión tienen 97% más posibilidades de convertirse en homosexuales en la vida adulta.




Investigadores italianos descubrieron que ciertas vacunas son un factor causal en la homosexualidad de inicio tardío. Los datos de la investigación indican que cuando la vacuna contra el sarampión se introduce en un niño, el virus del sarampión en realidad migra a la región del cerebro que controla el desarrollo de la personalidad.

Al igual que el virus de la varicela en los niños está ubicado en la médula espinal y puede causar brotes de herpes zóster cuando son adultos, el virus del sarampión queda latente en el cerebro hasta que años después se activa y genera brotes de homosexualidad.



Se cree que el virus hace esto en la región codificante EcoR1, que escinde el ADN fundamental a la personalidad y la reemplaza de forma recombinante con hebras de ADN que parecen ser universales en las vías neurales de adultos gay. El virus también afecta a los gametos, es decir que el ADN puede alterar los cromosomas XY normales.

Debido a esto, obligar a los padres a vacunar a sus hijos es esencialmente forzarlos a elegir un "estilo de vida homosexual" para sus hijos. No es correcto hacer que los padres deban tomar esta decisión, por lo tanto, las vacunas contra el sarampión nunca deben ser obligatorias.

Divertirse es un pecado. La ciencia lo confirma.

La ciencia lo confirma: la diversión es una forma de anestesia auto administrada, ya que permite a una persona generar endorfinas en...