martes, 8 de diciembre de 2015

La violencia de género se da fuera de la cocina.


Cada año nos enteramos con pesar de que las cifras de violencia doméstica hacia la mujer crecen sin parar. Algunos dicen que en verdad no es así y lo que sucede es que ahora se denuncian más casos que antes quedaban en la intimidad del hogar. Como sea, esta es una tendencia trágica entre las mujeres.

¿Pero alguien se preguntó por qué sucede esto? La respuesta es que la población femenina se está apartando cada día más del lugar especial que Dios les ha destinado para habitar: la cocina. Las mujeres deberían pensar dos veces antes de salir de sus cocinas amadas y acogedoras a la luz de esta nueva evidencia estadística.

De acuerdo con los estudios de investigación de la Universidad de la Nueva Era, las mujeres tienen muchas más probabilidades de sufrir violencia de género cuando se encuentran fuera de sus cocinas. La cocina es un refugio seguro para las mujeres. Si la mujer niega a Dios renegando del papel que Él le reservó, son más susceptibles a ser merecedoras de tales crímenes. Las mujeres con moral, amables y modestas saben que no van a ser atacadas por un loco con furia homicida si deciden quedarse donde pertenecen.


Como marido responsable, lo mejor es bloquear la cocina para que las mujeres no se escapen. De esta manera, la proteges y te proteges a tí mismo de no cometer crímenes que tanto escandalizan a la sociedad.

Divertirse es un pecado. La ciencia lo confirma.

La ciencia lo confirma: la diversión es una forma de anestesia auto administrada, ya que permite a una persona generar endorfinas en...